Un sueño hecho realidad en la Costa Brava


Felices de enseñaros el resultado de una de la bodas más especiales de esta temporada. Una boda méxico-catalana con invitados internacionales, muchos de ellos, procedentes de México.

Teníamos uno de los mayores retos ante nosotros: Transformar una preciosa finca familiar situada en la Costa Brava -Cala Estreta-, en donde la orografía presentaba grandes desniveles que dificultaban el montaje.

Fue una compleja construcción arquitectónica de dos semanas de montaje, con una carpa de 500m2, una plataforma en diferentes niveles, y todo ello buscando la máxima integración con la vegetación existente y combinándolo con una exquisita decoración, iluminación, sonido y proyección. El resultado fue una gran puesta en escena. Para ello, fueron necesarías más de 80 personas, 250 macetas de flor y verdes, y una tarima de 1.200 m2. 

Se necesitó un amplio desarrollo de arte floral, con diferentes centros de mesas, alturas, bajos alargados, que dieron mucho movimiento a la zona comedor.  En general, la idea era mimetizarnos con el entorno natural salvaje, para lo que fue necesario hacer uso de materiales nobles y mucho verde.

Para dotar al espacio de la carpa de cierta profundidad recreamos una fotografía real con vegetación natural. En la pista de baile se trabajó especialmente el diseño de luces y una proyección de maping en el momento del baile de los novios. Sin duda, un momentazo. Otro de los momentos álgidos fue la proyección virtual de fuegos artificiales sobre los árboles existentes, ante la imposibilidad de hacer fuegos reales debido al riesgo de incendio. El resultado fue asombroso.

El aperitivo se realizó en un mirador privilegiado de Cala Estreta para el qué se recreó una ámbiente minimalista acorde al lugar, con alfombras de fibra natural, y múltiples jardineras con flor blanca.

Catering: Jubany
Material mesa: Options
Fotógrafo montaje: María Missaglia
Fotógrafo evento: Raquel Benito
Video: A & Y
Colaboración especial: Menorca Events
Proyecto: Toni Seguí Barcelona

Gracias, gracias mil veces por hacer magia. Por haber imaginado, creado y hacerlo todo con tanto cariño y paciencia. Por hacer nuestros sueños y peticiones realidad. Fue sin duda el mejor día de mi vida y de Carlos también. Sinceramente nunca me imagine que tendría una boda así, incluso mientras la preparábamos y lo hablábamos no podría creer que fuera a ser tan espectacular, cuidando los detalles, lleno de experiencias y emociones. No podía dejar de mirar todos los rincones una y otra vez para no perderme nada e intentando guardar cada uno de ellos en mi memoria para que nunca se me olvide lo que vi y lo que sentí mientras estuve ahí. Me da pena tener que “despedirme” y ya no seguir creando ese día juntos, pero tengan por seguro que a la vuelta de la luna de miel nos veremos y comentaremos todo y así poder agradecerles una vez más en persona todo lo que hicieron. Aprovecho no solo para darles las gracias si no para felicitarlos por la profesionalidad, por su manera de trabajar, por la eficiencia y porque sé que fueron un par de semanas muy, muy duras de trabajo pero siempre estuvieron ahí al pie del cañón. Fue un placer trabajar con ustedes y un orgullo decir que fue Toni Segui y su equipo fueron los que hicieron esta boda, una boda épica e impresionantemente bonita. Siempre los recordaré con muchísimo cariño. ¡Nos vemos a la vuelta!

Meritxell y Carlos

Si continúa utilizando este sitio , usted acepta el uso de cookies Más información

Las opciones de cookies en este sitio web se pasan a "permitir cookies" para ofrecer una mejor experiencia de navegación . Si usted continúa utilizando este sitio web sin necesidad de cambiar la configuración o haga clic en " Aceptar " usted estará consintiendo las cookies de este sitio

Cerrar